Mantones bordados

Mantones  de Manila

El manto de Manila como lo conocemos hoy día es una prenda de ornamento femenino vinculada a la artesanía de España. Su denominación se refiere a la procedencia de origen: la urbe de la ciudad de Manila, la capital de la vieja colonia de España de Filipinas.

Tomó su nombre de la ciudad de Manila, capital de Filipinas, por ser punto de inicio de las sendas comerciales en la época del Imperio Español, aunque lo más probable es que viniera de China, origen de la seda.

mantones

Así sea con flores, pájaros, motivos geométricos y hasta figuras humanas, el manto es una pieza habitual de España que ha sido y prosigue representándose en cartelería, postales y hasta es habitual verlo en pasarelas de moda.

Específicamente, los mantos se importaron cara finales del siglo XVIII, popularizándose su empleo en el XIX.

Como ya dijimos, tomaron su nombre del destino final de la flota de España en la ciudad de Manila, lugar desde donde esta regresaba a Sevilla.

Los primeros bordados en seda no se efectuaron sobre mantos, sino más bien en libros, entapices, estandartes y banderas, para más tarde aparecer en vestidos, colchas, cojines y otros bartulos de decoración familiar.

Los bordados sobre una prenda que acompañara al manto no aparecen hasta el siglo XII, cuando las mujeres de clase alta empezaron a usar esta especie de acompañamientos.

 

mantones

Los bordados chinos y el comercio

Los bordados chinos eran apreciadísimos, tanto por su finura y su frágil acabado como por su hermosa combinación de color, algo que emocionaba en la corte y en la alta sociedad de España y mexicana donde llegaban en forma de vestidos, chales y pañoletas..

El comercio entre Europa y América abrió una nueva senda a los mercaderes chinos, que hallaban en América el eslabón preciso para hacer llegar su mercadería cara los mercados Europeos. Desde finales del siglo XVI, el tráfico mercantil oriental empezó su flujo ascendente mediante Filipinas, hasta Europa.

Manila se transformó pronto en el centro receptor de las mercaderías de los mercaderes chinos.

mantones de manila a mano trajes de flamenca

Lo que semeja incuestionable es que la prenda que el día de hoy llamamos manto de la ciudad de Manila es un atuendo femenino del que no tenemos noticias exactas sino más bien desde el siglo XVII.

Su integración a la moda española vino antecedida por un largo recorrido en el tiempo: un viaje que partiendo de China, de donde procedían el tejido y las formas peculiaridades de sus bordados, y donde ya se efectuaban los bordados a mano, eran llevados hasta Manila, lugar desde el que de nuevo eran mandados hasta Europa y tierras americanas.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies